Databac afirma que Wiegand sigue ocupando un lugar importante en el mercado


Wiegand Wire es una tecnología segura que sigue siendo importante en el mercado actual, según Databac Group, especialista en sistemas de identificación. La compañía fabricante de tarjetas anuncia que continuará produciendo tarjetas que incorporen la tecnología Wiegand mientras exista demanda en el mercado. A pesar de que HID interrumpió el mes pasado la producción de su gama de tarjetas y lectores Wiegand, Databac continuará prestando servicio a aquellos que deseen mantener su inversión en esta tecnología.

Databac fabrica tarjetas Wiegand estándar de 26 bits y todos los demás formatos de hasta 40 bits (Wiegand/RFID y Wiegand/con banda magnética). Además, ofrece lectores con tecnología dual compatibles con la mayoría de sistemas Wiegand. Las tarjetas pueden imprimirse previamente en fábrica o personalizarse en el departamento que se dedica a esta labor dentro de las oficinas de Databac. Asimismo, pueden incluirse listas de referencias cruzadas en función de las necesidades para comparar el código Wiegand con el número de la tarjeta impresa.

Charles Balcomb, director gerente de Databac, declara que “Databac fue uno de los primeros fabricantes de tarjetas Wiegand en Europa, con licencia de Sensor Engineering. Hoy en día continúa siendo una tecnología excelente, sobre todo para ferrocarriles, centrales eléctricas y zonas con fuerzas magnéticas potentes, ya que las tarjetas están fabricadas con una aleación especial que puede/es capaz de soportar el efecto de los campos magnéticos. Las tarjetas Wiegand son de larga duración e incorporan el código protegido bajo el plástico, así como los lectores de esta tecnología son resistentes al agua. Muchos de nuestros clientes utilizan la tecnología Wiegand y nos complace continuar trabajando con ellos.”

Wiegand es una tecnología de alta seguridad que emplea bandas de código que contienen una serie de hilos. La ubicación de los hilos en la banda determina si la señal de salida se lee como “uno” o “cero” en el código binario. Las bandas de código son codificadas en fábrica e incorporadas a la tarjeta para que su duplicación y falsificación sean prácticamente imposibles. Cualquier intento de acceder a los hilos destruye la tarjeta e inutiliza las propiedades únicas de generación de pulsos.

– FIN –